Té y madalena


No es la de Prust, pero me evoca al París soñado, vivido y siempre presente en la memoria.