Picapica


Mañana de domingo, te levantas tarde y ya es casi hora de comer. El estómago reclama algo consistente y te preparas un almuerzo con caprichos, para disfrutar en compañía.