No hace falta que sean rosas


No hace falta que sean rosas, ni un gran ramo, ni un bonito envoltorio. Cuenta el detalle, el amor con que se regalan las flores.