Moras

Pasear por el bosque y descubrir esos pequeños racimos dulces y tentadores. Los dedos se tiñen y la boca disfruta con el delicioso y suave bocado.