Tormenta


A veces la tormenta cae con saña sobre nosotros, no hay donde guarecerse, ni defensas ni paliativos.
A veces la vida hiere.
Al final, la vida mata.
Pero mientras tanto, solo cabe confiar en que el sol volverá a salir.