Gato

Eres mi oportunidad de acariciar un tigre. Baudelaire


Duerme el acróbata curioso,
que mira y descubre
el estrecho paraje de su universo.
Duerme feliz tras los juegos,
el plástico que cruje,
la bola que rueda,
la cortina que el aire mece.
Sueña y ensaya escenas de caza
que nunca protagonizará,
investiga rincones y escondites,
por si acaso.
Se ha dormido entre los pliegues
de una amorosa manta
que transmite calor de madre.
Se despertará para seguir investigando,
para perseguir sombras
que juegan con la luz.
Su cuerpo es el temblor elegante de la vida.